YouTubeTwitterFacebookTwitter
           
I'm NEW to MCC... Tell Me More!  |  Find a Local Church  |  Give To MCC  |  Contact Us

Archive for the ‘Advent’ Category

Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014

Adviento

Reflexión de Adviento para el día de Navidad

25 de diciembre de 2014

Rev. Elder Héctor Gutiérrez

“La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.”

Juan 1:14

121fa226-1288-4ea0-856b-2cbc1372ebf5[1]
(Foto: eduardocasas.blogspot.com)

Hoy celebramos la Navidad, un día de alegría y felicidad para muchas personas de Buena voluntad, especialmente para aquellos que reconocen que Jesús es el nuevo camino universal y sagrado por el que Dios se ofrece a nuestro mundo.

 

El Prólogo del Evangelio de Juan, propone para nuestra reflexión, un himno al Verbo/Palabra de Dios, a la Verdad, a la Luz, la cual es Jesús mismo, quien tiene un descenso dinámico. En el principio era la PALABRA, estaba junto a Dios y por ella fueron hechas todas las cosas. Es la Palabra pre-existente, junto a Dios y antes de todos los tiempos.

 

Esta Palabra, la cual es Jesús, puso su morada entre nosotros, se hizo carne, asumió nuestra condición humana, se hizo una persona como nosotras y a través de él, probamos a Dios. Es a través de esta Luz, que es Jesús, que sus discípulos no recibieron solo una información introductora sobre lo que Dios es, sino que fueron bienvenidos a la misma herencia de Dios.

 

Como podemos ver es un texto profundamente teológico, que expresa el misterio de la encarnación. Dios llega a ser humano, asumiendo la temporalidad y limitación de la humanidad, para crear personas ilimitadas e infinitas. Dios llegó a ser humano, para introducir la humanidad en la imagen de Dios.

 

Cantamos con alegría la presencia de Jesús entre nosotros y nosotras, entre nuestras comunidades. Mientras celebramos el misterio de la Encarnación de Cristo, debemos enviar una invitación a llamar, o incluso a gritar a cada uno para que: ¡Vengan! ¡Vengan porque el Niño Jesús nos espera! ¡Vengan porque algo tremendamente bueno está preparado para todas las personas!

 

Nuestra invitación, en este día glorioso, intenta llegar a toda la humanidad. En primer lugar a aquellas personas que piensan y buscan establecer la Paz en este mundo. En segundo lugar, nuestra invitación es para aquellas personas que trabajan y sufren tratando de que la Paz se establezca en este mundo.

 

b23032eb-ada9-4e62-9076-a1d30275ff1e[1]
(Foto: myknowledgedreams.blogspot.com)

Nuestra invitación es que vengan y encuentre las buenas nuevas, las que la Navidad anuncia para todas las personas. Que la prosperidad y la paz; la buena conciencia y la ley del amor; la fraternidad y la sororidad; que la solidaridad y la colaboración son los regalos que la Navidad nos ofrece.

 

A nombre de ICM, este Día de Navidad, quiero expresar a aquellas personas que no nos conocen; que no nos comprenden; que incluso piensan que somos inútiles, no necesarios y un error de la naturaleza; también a aquellas personas que están en nuestra contra y que piensan que hacen bien odiándonos; que les saludamos a todas ellas con los dones de paz y amor, y les expresamos que estamos orando continuamente por su continuo bienestar.

 

ICM está comprometida con el Transformarnos al transformar el mundo, y hoy más que nunca, queremos estar al lado de todas aquellas personas que están trabajando por establecer la dignidad y la paz en cada rincón de nuestro mundo.

 

P. D.

 

Tengo que confesar que la Navidad, no es una de mis fiestas favoritas durante el año, y la principal razón, es que en mi imaginario teológico, es la Pascua la celebración central que nos ofrece esperanza y luz en nuestras vidas cristianas. La Navidad desde mi perspectiva, nos ha sido robada a las Iglesias por el mundo consumista.

 

Sumo mi espíritu a todas aquellas que proclaman recordándonos que Jesús es la razón de la Navidad.

731eb52c-d9a5-4a13-b6a3-17bcb15466a5[1]

Advent Reflection for Christmas 25 December 2014

adventbanner

Advent Reflection for Christmas 

25 December 2014

Rev. Elder Héctor Gutiérrez

“The Word became flesh and dwelt among us.”

John 1:14

Today we celebrate Christmas, a day of celebration of joy and happiness for all the people of good will, especially for those who recognized that Jesus is the new universal and sacred way, God is offered into our world.

 

The prologue of the Gospel of John proposes for our reflection, a hymn to the VERB, WORD of God, to the truth, to the light, which is Jesus himself, who has a descending dynamic. In the beginning is the WORD, a facet of God, and She made all things. It is the pre-existent WORD, beside God and before all time.

RusselBrown
(Photo: russellbrownworth.blogspot.com)

This WORD, which is also Jesus, makes his dwelling among us, becomes flesh, assumes the human condition, becomes one of us, and through him, we experience God. It is through this Light, that is Jesus, that his disciples did not receive mere introduction to and information about God, but obtained welcome as full heirs of God.

As you can see, it is a very deep theological text. It expresses the mystery of the incarnation. God becomes human, assuming the temporality and limitation of humanity in order to create unlimited and infinite people. God becoming human, in order to reproduce humanity into the very image of God.

We sing with joy about the presence of Jesus among us, among our communities. While celebrating the mystery of Christ´s Incarnation, we must send an invitation, a call, or even a cry to everyone to: Come! Come because the Baby Jesus is waiting for all of us! Come because something terrifically good is prepared for all of us!

Our invitation on this glorious day is intended to reach all humanity. First, to those who are thinking about and looking to establish Peace in this world! Second, our invitation is to those who work and suffer because they are trying to establish Peace in this world!

JohnLennonQuote
(Photo: notsalmon.com)

Our invitation is to come and find the good news that Christmas is announcing to everyone. That the prosperity and the peace; the good conscience and the law of love; the fraternity and sorority; the solidarity and the collaboration, are all presents that Christmas is bringing for us.

 

On behalf of MCC, on this Christmas Day, I want to express to those who do not know us; who do not understand us; to those who even think that we are useless, unnecessary and mistakes of nature; to those who are against us and believe they are doing good by hating us, we must greet all of them with the gifts of hope and love, and let them know that we will pray for their continued well-being.

 

MCC’s commitment is to Transform Ourselves as We Transform the World, and now more than ever, we want to be side by side with all of those who are working to establish dignity for all and peace in every corner of our earth.

 

P. S.

 

I need to confess this is not my favorite holiday of the year, and the main reason is that in my theological imaginary, Easter is the central celebration that brings the hope and light into our Christian lives. Christmas, from my perspective, has been stolen from the church by the consumerist world.

NextSale

I add my spirit to all the people who use their spirits, to remind us that Christ is the reason for the season.

 

ASonIsGiven

Now, a little more inclusively,

Sweet hymns of joy in grateful chorus raising,
Let all within us praise your holy name
Christ is our God! Oh, praise Your name forever!
Your power and glory evermore proclaim
Oh night divine, oh night, oh night divine!

May the power of the One who grew up to turn over tables of injustice, heal every disease, and connect us to all that is divine, good and holy, this night.

Amen.

Bonus
Here’s one of my favorite versions:

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014

    Adviento

    Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad

    24 de diciembre de 2014

    Rev. Obispa Dra. Nancy Wilson

    SantaLaNocha
    (Foto: word.photos)

    Santa la Noche

     

    Me encanta la música de Navidad — todo tipo — clásica, sagrada, jazz, country, gospel, pop. Este año, estoy llevando a mi cuñada y a un amigo a un espacio en donde el público puede cantar canciones de Navidad. Una de mis ejercicios espirituales durante el Adviento es detener mi práctica de escuchar las noticias en mi coche para sólo escuchar música de Navidad, por lo general clásica ligera. Espero que esto haga de mí una conductora más amable y alegre.

     

    Probablemente mi villancico favorito es aquel que yo siempre insistí, cuando era pastora, que escucháramos en un sólo en la víspera de Navidad: Santa la Noche o “Cantique de Noel ‘en el original francés. A mediados del siglo 19 el comerciante de vinos y poeta Placide Cappeau lo compuso para su iglesia, a pesar de que era anticlerical y ateo (!). Mi teoría es que algunas personas dicen que son ateos, en protesta por los abusos de la iglesia y por su mala teología. Tal vez eso era cierto de Cappeau.

     

    El villancico es más extenso de lo que normalmente escuchamos, pues a menudo eliminamos el segundo verso. Es un villancico anticuado y pintoresco, y sin embargo, tiene algunos temas muy propios del siglo 21. Para mí el lenguaje de género se mitiga un poco por el estribillo, “oh santa la noche”, que suscita un sentimiento incluyente, una perspectiva de género más abierta. Admitámoslo, los villancicos son difíciles de hacer inclusivos, ya que son tan familiares en el surco de nuestros recuerdos.

     

    Pero con esas limitaciones, no puedo al oírlo — con la música dramática, o incluso al leer la letra — evitar que mis ojos se llenen de lágrimas. Los ateos que traicionan su profundo amor por Jesús o por lo divino siempre me tocan. Supongo que Cappeau era “espiritual pero no religioso”. Si cada vez que escucho esto tuviera una moneda, probablemente sería rica!

     

    Pensé compartir mi propia lectio divina de la letra de este villancico con usted. Tal vez lo va a escuchar en la víspera de Navidad, o cuando se está en un centro comercial, o al conducir, o sólo porque llega a su cabeza…

     

    Santa la noche, hermosas las estrellas
    La noche cuando nació el Salvador (querido salvador)

     

    El villancico está llena de piedad y emoción. Valoro la experiencia que he tenido en ICM, cuando en la recuperación de nuestra fe, la gente común se atraganta de emoción y sentimiento al leer las Escrituras o relatos evangélicos familiares. Mis más profundas experiencias de la adoración en ICM son aquellas en que el Espíritu brotó en nosotros/ nosotras, juntos/juntas, en un momento de oír la verdad y el amor  o un momento de  profecía . Sé que usted sabe lo que quiero decir, lo que significa llamar al Cristo de la historia, “nuestro querido Salvador!” En marcado contraste con un cruel, despótico, “Querido Líder”, la vulnerabilidad, la compasión y la justicia de Jesús son los mejores regalos a todas las personas marginadas.

     

    Harto el mundo estaba en pecado y error
    Hasta que él apareció y el alma sintió su valor.
    Un estremecimiento de esperanza, al mundo cansado
    Por allá se rompe una nueva y gloriosa mañana,

     

    Un mundo cansado! Oh, cómo es una verdad a más de un siglo y medio de distancia. Cansado en Pakistán y Ferguson. Cansado en Belén y Uganda. Cómo anhelamos una nueva y gloriosa mañana! Cómo estamos ansiosos/as estamos por señales de esperanza, de paz!

     

    grafitti
    (Foto: californiathroughmylens.com)

    Caígamos de rodillas! Oh escuchemos las voces de los ángeles
    O noche divina,  la noche en que nació Cristo,
    Oh noche divina, oh noche, oh noche divina!

     

    ¿Estamos dispuestos a ser sacudidos espiritualmente por nuestros pies y ser lo suficientemente humilde para caer de rodillas? Tengo poderosas imágenes, recuerdos, de Obispos ICM literalmente de rodillas y rezando juntos, durante una crisis o en acción de gracias por algún milagro o avance. Momentos en mi propia vida, que han causado que yo ore de una manera que me acerca al suelo.

     

    Liderados por la luz de la fe  radiantemente serena
    Con los corazones que brillan intensamente por su cuna estamos
    Así liderados por la luz de una estrella brillando dulcemente
    Aquí llegaron los hombres sabios de una tierra Oriente

     

    El Rey de Reyes, quedó así en humilde pesebre
    En todas nuestras pruebas, nacido para ser nuestro amigo…

     

    Aquí, el lenguaje anticuado nos puede hacer una mueca de dolor. Pero todo es redimido en esta línea: Jesús, nacido para ser nuestro amigo, el amigo de los pecadores, de las personas que están a la altura de la justicia y de la paz, del amor y de la gracia! Para nuestro movimiento ICM, estas palabras resuenan. En todas nuestras tribulaciones, hay Uno que nació para ser nuestro amigo, para luchar junto a nosotros/as, darnos seguridad y poder. Pienso en las tribulaciones actuales, los abortos involuntarios de la justicia. Las tribulaciones cotidianas de aquellos que aún con tres trabajos con salario mínimo no pueden sustentar a sus familias. Esta semana, tomé un minuto para sonreír al joven que empaquetó mis comestibles en la tienda, un jovencito afroamericano de sobre los 16 años, quien me respondió con una sonrisa. En el camino al estacionamiento, se me llenaron los ojos de lágrimas pensando en su madre y su tribulación diaria al enviarlo a su rutina cotidiana, sin saber lo que podría enfrentar simplemente por caminar en la calle. Oren por ella, y por nosotros/as para que podamos solucionar este dolor innecesario.

     

    Él conoce nuestras necesidades, a nuestra debilidad no le son ajenas
    He aquí vuestro Rey! Ante él inclinémonos con humildad!
    He aquí vuestro Rey! Ante él inclinémonos con humildad

     

    Verdaderamente Él nos enseñó a amarnos unos a otros
    Su ley es amor, y su evangelio es la paz
    Cadenas se rompen, para el hermano que es esclavo.
    Y en su nombre toda la opresión cesará!

    chains
    (Foto: mdsrc.org)

    Este es siempre el verso que me captura. Imagínese! Un villancico en donde se menciona la palabra “esclavo”, escrito en el momento de lucha abolicionista en el mundo occidental. Pero amigos/amigas, este versículo no es anticuado o pintoresco — es una acusación a mí, ya que todos estos siglos después, hay más esclavos que nunca — que son nuestros hermanos y hermanas, en la trata y la explotación, golpeados y encarcelados. Jóvenes sin hogar. En nuestras ciudades y barrios, invisibles y esperando por nosotros/as para romper todas las cadenas y poner fin a este crimen contra la humanidad y contra Dios.

     

    NoALaTrata
    (Foto: taringa.net)

     

    Ahora un poco más inclusivo,

     

    Dulces himnos de alegría se oyen en coros de agradecimiento,
    Que todos dentro de nosotros alabamos su santo nombre
    Cristo es nuestro Dios! Oh, alabaré tu nombre por siempre!
    Tu poder y la gloria por siempre proclaman
    Oh santa la noche, oh santa la noche! 

     

    Que el poder de Aquel que creció para derribar la injusticia, sane toda enfermedad y que esta noche nos conecte con todo lo que es divino, santo y bueno.

     

    Amén.

    Bono
    Aquí mi versión favorita del villancico:

     

    Nota de traducción: Este villancico ha sido traducido al español y ha sido cantado en muchas iglesias, sobre todo protestantes por mucho tiempo. Sin embargo la traducción al español es un tanto diferente a la traducción al inglés, por lo que hemos hecho una traducción más literal. Abajo la traducción más común.

     

    Santa la noche hermosas las estrellas
    La noche cuando nació el Señor
    El mundo envuelto estuvo en sus querellas.
    Hasta que Dios nos envió al Salvador
    Una esperanza todo el mundo siente
    La luz de un nuevo día al fin brilló
    Hoy adorad a Cristo reverente,
    ¡Oh, noche divina!¡Nació el Salvador!
    Divina noche de Cristo el Señor
    Hoy adorad a Cristo reverente,
    ¡Oh, noche divina!¡Nació el Salvador!
    Divina noche de Cristo el Señor

     

    Magos vinieron en real alianza
    Siguiendo un astro de gloriosa luz
    Hoy por la luz de fe y esperanza
    Guiados veremos a Cristo Jesùs
    Nació el Rey de reyes en pesebre
    Amigo es El de todo pecador
    Al Salvador venid con alma alegre
    Postrados dad gloria al Divino Salvador
    Dad gloria eterna a Cristo el Salvador.
    Al Salvador venid con alma alegre
    Postrados dad gloria al Divino Salvador
    Dad gloria eterna a Cristo el Salvador.

     

    Nos enseñó a amarnos unos a otros
    Su ley amor, su evangelio trae paz
    Nos enseñó que hermanos somos todos
    Y de opresión El nos lleva a Su luz
    Gozosos hoy con gratitud cantando
    Al nombre dulce del Señor load
    Hoy su poder y gloria proclamando,
    A Cristo dad gloria y honor y majestad
    Dad gloria eterna a Cristo el Salvador.
    Hoy su poder y gloria proclamando,
    A Cristo dad gloria y honor y majestad
    Dad gloria eterna a Cristo el Salvador.

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014

    adventbanner

    Advent Reflection for Christmas Eve

    24 December 2014

    Rev. Elder Dr. Nancy Wilson

    OHolyNight
    (Photo: extraordinaryintelligence.com)
    O Holy Night

     

    I love Christmas music — all kinds of it — classical, sacred, jazz, country, gospel, pop. This year, I am dragging my sister-in-law and a friend to a Messiah sing-along. One of my spiritual practices during Advent is to fast from listening to news in my car and only listen to Christmas music, usually light classical. I hope it makes me a more kind and cheerful driver.

     

    Probably my favorite Christmas carol is the one I always insisted we hear as a solo on Christmas Eve when I was a pastor, “O Holy Night,” or “Cantique de Noel’ in the original French. The wine merchant and poet Placide Cappeau composed it for his home church, though he was anticlerical and an atheist (!), in the mid-19th century. My theory is that some people say they are atheists in protest of abuses from the church and its bad theology.  Maybe that was true of Cappeau.

     

    The carol is longer than we usually hear, as we often eliminate the second verse. There is much that is so dated and quaint in the carol, and yet there are some very 21st century themes. The gender language is mitigated a little for me by the refrain, “oh night divine,” that calls forth a more open, gender inclusive feeling. Let’s admit it, carols are harder to make inclusive because they are so familiar in the groove of our memories.

     

    But with those limitations, I cannot hear it — with the very dramatic music, or even read the lyrics — without tearing up. Atheists who betray their profound love of Jesus or of the Divine always get to me. I guess he was “spiritual but not religious.” If I had a dime for every time someone told me that!

    I thought I would share my own lectio divina of the lyrics with you. Maybe you will hear this carol yourself on Christmas Eve, or when you are in a mall, or driving, or just in your head…

    O holy night, the stars are brightly shining,
    It is the night of our dear Savior’s birth…

    The carol is filled with emotional, even sentimental piety. I treasure the experience I have had in MCC, when in reclaiming our faith, ordinary people will read the scriptures, familiar gospel stories, and choke up with feeling. My most profound experience of worship in MCC are those in which the Spirit welled up in us, together, in a moment of hearing truth and love, or prophesy. I know you know what I mean. What it means to call the Christ of history, “our dear Savior!” In stark contrast to a cruel, despotic, “Dear Leader,” Jesus’ vulnerability, compassion, and justice are the greatest gifts to all who are marginalized.

    Long lay the world in sin and error pining
    ‘Til he appeared and the soul felt its worth.
    A thrill of hope, the weary world rejoices
    For yonder breaks a new and glorious morn,

    The weary world! Oh my, how I relate, more than a century and a half later. Weary in Pakistan and Ferguson. Weary in Bethlehem and Uganda. How we long for a new and glorious morn! How eager we are for signs of hope, for peace to break out!

    grafitti
    (Photo: californiathroughmylens.com)

    Fall on your knees! O hear the angel voices
    O night divine, o night when Christ was born,
    Oh night divine, oh night, oh night divine!

     

    Aren’t we so ready to be swept spiritually off our feet and humbled enough to fall on our knees? I have powerful images, memories, of MCC Elders literally kneeling together and praying, during a crisis or in thanksgiving for some miracle or breakthrough. Times in my own life that have caused me to pray in a way that acquainted me with the floor.

    Led by the light of Faith serenely beaming
    With glowing hearts by His cradle we stand
    So led by the light of a star sweetly gleaming
    Here came the wise men from an Orient land

    The King of Kings, lay thus in lowly manger
    In all our trials, born to be our friend…

    Here, the outdated language may make us wince. But all is redeemed in this line: Jesus, born to be our friend, the friend of sinners, of people who fall short of justice and peace, of love and grace! For our MCC movement, these words ring out. In all our trials, there is One who was born to be our friend, to struggle alongside us, to comfort and empower us. I think of actual trials, the miscarriages of justice. And daily trials, like those for whom the minimum wage, working three jobs, still does not sustain a family. This week, I took a minute to smile at the boy who bagged my groceries, about age 16, African American, who smiled brightly back at me. On the way to the parking lot, I teared up thinking of his mother and her daily trial of sending him out the door, not knowing what he might face just walking down the street. Pray for her, and for us to fix this unnecessary pain.

    He knows our need, to our weakness no stranger
    Behold your King! Before him lowly bend!
    Behold your King! Before him lowly bend! 

    Truly He taught us to love one another
    His law is love, and his gospel is peace
    Chains shall he break, for the slave is our brother
    And in his name all oppression shall cease!

    chains
    (Photo: mdsrc.org)

    This is always the verse that gets me. Imagine! A Christmas carol that mentions the word “slave,” written in the time of abolitionist foment in the Western world. But friends, this verse is not dated or quaint — it is an indictment to me, that all these centuries later, there are more slaves than ever — who are our sisters and brothers, trafficked and exploited, beaten and imprisoned. Homeless youth. In our cities and neighborhoods, invisible and waiting for us to break every chain and to end this crime against humanity and against God.

    NotForSale
    (Photo: mdsrc.org)

    Now, a little more inclusively,

    Sweet hymns of joy in grateful chorus raising,
    Let all within us praise your holy name
    Christ is our God! Oh, praise Your name forever!
    Your power and glory evermore proclaim
    Oh night divine, oh night, oh night divine!

    May the power of the One who grew up to turn over tables of injustice, heal every disease, and connect us to all that is divine, good and holy, this night.

    Amen.

    Bonus
    Here’s one of my favorite versions:

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014

    Adviento

    Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento

    21 de diciembre de 2014

    Rev. Obispa Dra. Nancy Wilson

    Al Dios, único sabio

     

    En este domingo de Adviento del Amor, nos centramos en la bendición del libro a los Romanos en la que Pablo glorifica al Dios “único y sabio.”

    Aunque el mundo siempre ha necesitado amor, ahora más que nunca, necesita sabiduría y de un liderazgo sabio.

    Cuando somos sabios/as, tocamos a Dios.

    La sabiduría es un don tranquilo del Espíritu. Se trata de un recipiente que contiene cosas que parecen estar en contradicción y nos ayuda a ver un camino donde no hay camino, un camino a través de la comprensión y la esperanza, hacia un futuro. La sabiduría es la presencia en templanza que respira a través del nacimiento y la muerte, a través del sufrimiento y la alegría por igual.

    Hoy en día, el mundo lucha con conflictos en todos los frentes. Cada grupo terrorista es sustituido por uno más vicioso. Niñas adolescentes son secuestradas. Los civiles son asesinados. El racismo al parecer estar resurgiendo, especialmente en los EE.UU., como si estuviéramos regresando a los años 1950 y 60. El duelo se multiplica. El salario mínimo es demasiado bajo para que la gente viva decentemente. Los derechos humanos están en juego en tantos lugares. Igualdad en el matrimonio está en una montaña rusa. Hermanos y hermanas trans siguen siendo “patologizados/as” y en alto riesgo de violencia. Economías en un sube y baja. ¿Cómo en un mundo así la iglesia es el Cuerpo de Cristo?

    3719[1]
    (Foto: scholastic.com)

    La sabiduría es un don espiritual, intercultural, interreligioso, que se extiende a través de nuestras diferencias como un puente. El apóstol Pablo era consciente de la predicación de la locura de Cristo en un mundo complicado por múltiples confluencias. ¿Cómo la sabiduría de Dios es más que el conocimiento humano, más allá de nuestros clichés y predicciones? ¿Cómo la sabiduría es el pegamento que nos mantiene unidos a través de los cataclismos, a través de los abismos de conflicto y de la disfunción? Necesitamos la sabiduría que es de la fe de que hay soluciones y vías a través de todas las dificultades! Cuando el dolor nos paraliza, la sabiduría nos susurrara para nos levantemos y sigamos adelante — en la confianza de que así como nosotros/as, el camino se revelará.

    Cuando somos sabios/as, tocamos a Dios.

    La sabiduría es la transformación intelectual / espiritual del amor.

    Recuerdo cuando hace décadas aprendí la plegaria de la serenidad en el contexto de una reunión de doce pasos, “Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para reconocer la diferencia.” Sabiduría fue el remate, la clave de todo el resto. Gané sabiduría en esas habitaciones, en esas reuniones de los 12 pasos, de la gente común que habían aprendido el secreto de dejar ir para dejar a Dios. Me enseñaron a respirar de nuevo, para respirar en la sabiduría que está disponible, sólo si yo humillarme la pido.

    Cuando somos sabios/as, tocamos a Dios.

    3720[1]
    (Foto: mi-web.org)

    Muchos otros “dioses” compiten para gobernar nuestras vidas — fuerzas o cosas que son manipuladoras, egoístas, falsas, indignas de nuestra energía, amor y devoción. Tenemos que abrirnos al único y sabio Dios, quien es el que merece nuestra atención y conexión — el uno que no exige que nos sacrificamos, sino que se da a sí mismo por nosotros/as. ¿Cómo podemos confiar en el único y sabio Dios Creador, que nos ama más de lo que nosotros/as mismas nos amamos y más que los “dioses” que explotan nuestras adicciones?

    Cuando somos sabios/as, tocamos a Dios.

    Jesús enseñó como “uno con la autoridad” — él era sabio para su edad y experiencias humanas. La primera comunidad cristiana testificó que él encarnó esa Sabiduría. Es por eso que atrajo a tantos y atemorizó a otros. Su ser iluminaba a todos/as y a todo su alrededor. Fue una buena noticia para los/las pobres y juicio para sus opresores.

    Dejemos que la Sabiduría brille a través de nosotros/as en esta temporada de la encarnación. Que encarnemos el “único y sabio Dios,” en nuestro discurso, en nuestras acciones por la justicia, en nuestros esfuerzos para crear y sostener la comunidad en este frágil planeta.

    Cuando somos sabios/as, tocamos a Dios, y nos transformamos a medida que transformamos el mundo.

     

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014

    adventbanner

    Reflection for the Fourth Sunday of Advent

    21 December 2014

    Rev. Elder Dr. Nancy Wilson

    To The Only Wise God

    On this Advent Sunday of Love, we focus on the benediction from the Book of Romans in which Paul glorifies “the only wise God.”

    GodOnlyWise
    (Photo: sarah-marina.com)

    Though the world needs love as much as it always has, right now it needs wisdom, and wise leadership even more.

    When we are wise, we are touching God.

    Wisdom is a quiet gift of the Spirit. It is a container that holds things that seem to be in contradiction and helps us to see a Way where there is no way, a way through to understanding, to hope, to a future. Wisdom is the unanxious presence that breathes through birth and death, through suffering and joy alike.

    Today, the world struggles with conflicts on every front. Each terrorist group is replaced by one more vicious. Teenage girls are kidnapped. Civilians are murdered. Racism is resurging it seems, in the U.S. especially, as if we were revisiting the 1950s and 60s. Grief is multiplied. The minimum wage is too low for people to live decently. Human rights are at stake in so many places. Marriage equality is on a roller coaster ride. Trans brothers and sisters are still pathologized and at high risk for violence. Economies rock and roll. How is the church to be the Body of Christ in such a world?

    MLK
    (Photo: izquotes.com)

    Wisdom is a spiritual gift, cross-cultural, inter-religious, spanning across our differences like a bridge. Paul the apostle was aware of preaching the foolishness of Christ in a complicated, intersectional world. How is God’s wisdom more than human knowledge, beyond our clichés and predictions? How is wisdom the glue that holds us together through cataclysmic change, through impossible gulfs of conflict and dysfunction? We need wisdom that has faith that there are solutions and pathways through every difficulty! When pain paralyzes us, wisdom whispers to us to get up and to keep moving forward — to trust that as we do, the way will unfold.

    When we are wise, we are touching God.

    Wisdom is the intellectual / spiritual form that love takes.

    I remember first learning the serenity prayer decades ago in the context of a twelve-step meeting, “God, grant me the serenity to accept the things I cannot change, the courage to change the things I can, and the wisdom to know the difference.” Wisdom was the punchline, the key to all the rest. I gained wisdom in those rooms, those 12-step meetings, from ordinary people who had learned the secret of letting go and letting God. They taught me to breathe again, to breathe in the wisdom that is available, if I would only humble myself and ask.

    When we are wise, we are touching God.

    TheWayOfWisdom

    Many other “gods” compete to rule our lives — forces or things that are manipulative, selfish, false, unworthy of our energy, love, and devotion. We need to open ourselves up to the only wise God, who is the one worthy of our attention and connection — the one who does not demand that we sacrifice ourselves, but rather who gave her/himself for us. How can we trust the only wise Creator God, who loves us more than we could ever love ourselves and more than the “gods” who exploit our addictions?

    When we are wise, we are touching God.

    Jesus taught as “one with authority” — he was wise beyond his human years and experience. The early Christians testified that he incarnated that Wisdom. It is why he attracted so many and terrified others. His very being illuminated everything and everyone around him. He was good news to the poor and judgment to those who oppressed them.

    Let Wisdom shine through us in this season of incarnation. May we en-flesh “the only wise God,” in our speech, in our actions for justice, in our efforts to create and sustain community on this fragile planet.

    When we are wise, we are touching God, and we are transforming ourselves as we transform the world.

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014

    Adviento

    Reflexión del Tercer Domingo de Adviento

    14 de diciembre de 2014

    Rev. Obispa Dra. Mona West

    Éste es el testimonio de Juan, cuando las autoridades judías enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a preguntarle a Juan quién era él. Juan les contestó: Yo soy una voz que grita en el desierto: “Abran un camino derecho para el Señor”

    Juan 1:19a, 23

    Me di cuenta en la red social ‘Tumblr’ que Adviento era un tema escogido. Cuando hice clic había varias imágenes y citas de cientos de blogs sobre Adviento. Iban desde los calendarios de Adviento extravagantes, poemas místicos, pegadizos de figuras de renos hasta recetas de galletitas. Ninguna de las imágenes o temas presentó un desierto. Sin embargo, es desde un desierto que Juan nos invita y emplaza en este tercer domingo de Adviento. Él es la voz de uno que clama en el desierto, y lo que es sorprendente es que las personas lo siguen hasta allí. Algunos de ellos querían cuestionar su identidad – “¿Eres Elías, el Mesías, un  profeta???” Otros se sienten atraídos por su mensaje de arrepentimiento y la preparación para lo que habrá de venir. Se podría decir que el Adviento era un tema de tendencia en los días de Juan.

     

    De entre todas las imágenes y sonidos de nuestro tiempo de Adviento actual, el desierto no suele estar representado. ¿Cuándo fue la última vez que vio una tarjeta de Navidad con una imagen de un desierto en su portada? Pero las Escrituras nos dicen que el desierto es importante para la historia de la salvación: el Éxodo de los israelitas conduce a través del desierto y el ministerio público de Jesús comienza después de un período de ‘prueba’ en el desierto. Estas historias enseñan que el desierto es un lugar no sólo en donde Dios puede ser conocido más profundamente, pero también es un lugar donde los seres humanos pueden conocerse más profundamente.

    wilderness
    (Foto: bleon1.wordpress.com)

    Comencé este tiempo de Adviento, literalmente, en el desierto. Mi esposa, Deb, y yo fuimos acampar durante una semana en el desierto de Big Bend, Texas (EE.UU.). Durante esa semana aprendí algunas cosas sobre el desierto y sobre Adviento. Ambos nos llevan a cultivar una actitud de vigilancia. Lo que podría parecer lo mismo día tras día, año tras año (¿cuántas estaciones de Adviento han vivido?), tiene belleza y profundidad si no nos dejamos arrullar por la igualdad. Cada mañana cuando salía de nuestro camper y cada noche antes de entrar me encontraba con la misma montaña. Pero me tomé el tiempo para estar atenta durante todo el día y me di cuenta de cosas diferentes sobre la montaña y el paisaje: las formas como las sombras se movían sobre las rocas; la variedad de colores de marrón, oro y fuego; pequeñas flores que parecían venir de la nada.

     

    Es fácil quedar arrullado por la similitud de las tradiciones de Adviento, como colocar verdes o la iluminación de la corona de Adviento, incluso la historia del ‘niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.’ Un escritor ha dicho: “Adviento no es sólo acerca de la espera de un bebé. Se trata de la espera de una nueva realidad que se apodera de nosotros y nosotras, tomando primero de rehenes a nuestros corazones y almas para su justicia y su gracia. Y luego, porque no podemos vivir sino por su fuerza magnética, establece su demanda en todo el mundo a través de nosotros “. (John van de Laar, Sacredise.com) Seguir a Juan en el desierto durante Adviento me mantiene atenta y abierta a la nueva realidad que anuncia, que nunca se arraiga en mí exactamente de la misma manera año tras año.

     

    El desierto es también un lugar de exposición. En este paisaje austero, no sólo se puede estar expuesto al calor y a la falta de agua, también se puede estar expuesto a los temores y a las ansiedades. Recuerdo varias veces durante esa semana de acampada sentirme ansiosa por estar en un lugar tan remoto. Me despertaba por la noche y pensando: “¿Qué pasa si hay un incendio en la caravana? ¿Qué pasa si una de nosotras tiene una emergencia médica?” Las historias del desierto del Éxodo, la tentación de Jesús en el desierto, y Adviento enseñan que Dios nos encuentra en nuestra humanidad, y la única forma que realmente podemos conocer a Dios, como Santa Teresa de Ávila decía, es cuando realmente nos conocemos a nosotros mismos.

     

    Juan el Bautista nos invita a entrar en el desierto de Adviento no a experimentar algún tipo de santidad genérica o abstracta de la vida cristiana. Él nos invita a entrar en el desierto de Adviento a conocernos en verdad y a entender como el amor y la gracia de Dios se manifiesta en las particularidades de nuestras vidas.

     

    Así que a medida que avanzamos más y más hacia esa “noche santa,” ¿cómo es la práctica de Adviento para usted?

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014

    adventbanner

    Reflection for the Third Sunday of Advent

    14 December 2014

    Rev. Elder Dr. Mona West

    This is the testimony given by John, “I am the voice of one crying out in the wilderness, ‘Make straight the way of the Lord.'”

    John 1:19a, 23

    TheVoiceInTheWilderness
    (Photo: youtube.com)

    I noticed on the social networking site ‘Tumblr’ that Advent was a trending topic. When I clicked on it there were various images and quotes from hundreds of blogs about Advent. They ranged from quirky Advent calendars and mystical poems to stick figures of reindeer and cookie recipes. None of them featured a wilderness. Yet, that is where John beckons us on this third Sunday of Advent. He is a voice of one crying out in the wilderness and what is amazing is that people follow him out there. Some of them wanted to question his identity — “Are you Elijah? The Messiah? The prophet?” Others were drawn to his message of repentance and preparation for ‘the coming.’ One could also say that Advent was a trending topic in John’s days.

     

    Of all the sights and sounds of our current Advent season, wilderness is typically not one of them. When was the last time you saw a Christmas card with a stark image of the wilderness on its front cover? But scriptures tell us that the wilderness is important for salvation history: the Exodus of the Israelites lead through the wilderness and Jesus’ public ministry begins after a period of ‘testing’ in the wilderness. These stories teach that the desert is a place not only where God can be known more deeply but it is also a place where humans can know themselves more deeply.

    wilderness
    (Photo: bleon1.wordpress.com)

    I began this season of Advent quite literally in the wilderness. My spouse, Deb, and I went camping for a week in the wilderness of Big Bend, Texas (USA). I learned a few things about the desert and Advent during that week. Both cultivate an attitude of watchfulness. What might look the same day after day, year after year (how many Advent seasons have you lived through?) has beauty and depth if we do not become lulled by sameness. Every morning when I would come out of our camper and every evening before going inside for the night I was confronted with the same mountain. But if I took the time to be attentive throughout the day I noticed different things about the mountain and the landscape: the ways the shadows moved over the rocks; the varied colors of brown, gold and tan; little flowers that seemed to come out of nowhere.

     

    For me, it’s easy to get lulled by the sameness of Advent traditions such as the hanging of the greens or the lighting of the Advent wreath, even the sameness of the story of the ‘babe wrapped in swaddling clothes, lying in a manager.’ One writer has said, “Advent is not just about waiting for a baby. It’s about waiting for a whole new reality which takes hold of us by first taking our hearts and souls hostage to its justice and grace. And then, because we cannot help but live by its magnetic force, it lays its claim on the whole world through us.” (John van de Laar, Sacredise.com) Following John out into the wilderness of Advent keeps me watchful and open to the new reality he announces, which never takes root in me in quite the same way year after year.

     

    Wilderness is also a place of exposure. In this stark landscape, not only can one be exposed to heat and lack of water, one can also be exposed to fears and anxieties. I remember several times during that week of camping feeling anxious about being in such a remote place. I would lie awake at night and think, “What if there is a fire in the camper? What if one of us has a medical emergency?” The wilderness stories of Exodus, Jesus’s temptation in the wilderness, and Advent teach that God meets us in our humanity, and the only way we can truly know God, as St. Teresa of Avila would say, is when we truly know ourselves.

    YouThinkYouKnowYourself

    John the Baptist invites us into the wilderness of Advent not to experience some kind of generic holiness or abstract Christian life. He invites us into the wilderness of Advent to truly know ourselves and to understand how God’s love and grace is made manifest in the particularities of our lives.

     

    So as we move closer and closer to that ‘holy night,’ how is Advent trending for you?

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014

    adventbanner

    Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento

    7 de diciembre de 2014

    Rev. Obispa Darlene Garner

    Consuelen, consuelen a mi pueblo. Dice el Señor.

    Isaías 40:1

     

    El tiempo de Adviento siempre ha sido para mí un momento para una reflexión y expectación profunda. Los temas de Adviento de esperanza, amor, gozo y paz proporcionan oportunidades semanales para que los cristianos preparemos nuestro ser completo (cuerpo, mente y espíritu) para el cumplimiento de la promesa que Cristo vendrá en Navidad.

     

    La segunda semana de Adviento nos invita a reflexionar sobre el amor. Amor dado y recibido. Muchos de nosotros experimentan el amor más profundamente en y a través de nuestros cuerpos, y así reflexionar ahora sobre el cuerpo no tanto en su aspecto físico sino en su forma emocional.

     

    Soy muy consciente de mi cuerpo físico. Sé cómo se siente mi cuerpo–cada nervio, músculo y órgano. No sé cómo funcionan realmente los diversos trozos y pedazos del cuerpo, pero estoy agradecida por el hecho de que mi cuerpo funciona de una manera que apoya mi intención de vivir una vida de calidad tanto como pueda. Aunque no siempre fue verdad para mí, puedo decir hoy que amo mi cuerpo y que mi cuerpo me ama.

     

    heart
    (foto: everywheregospel.com)

    Al mismo tiempo, mi mente me hace consciente de que este cuerpo vive tiempos interesantes. Experimentando el amor en un cuerpo no es todo acerca del dar o recibir amor y luz todo el tiempo. El mundo es demasiado complejo para este tipo de pensamiento simplista.

     

    Por ejemplo, soy una estadounidense de 66 años de edad amante de una mujer de mi mismo género cristiana de ascendencia africana, Cherokee, Choctaw e irlandés moviéndome en el mundo como una líder espiritual en una comunidad global y diversa. La piel que cubre este cuerpo lesbiano, potente, intercultural, es negra. Como tal, tiene la memoria celular de lo que es ser negro en América. Al mismo tiempo, sé que el color de mi piel no define todo de mí. De hecho, reconozco que este cuerpo negro ocupa algunas posiciones de poder y privilegio.

     

    En mi espíritu, sé que no estoy sola al tener una conciencia de tal complejidad individual. Muchas personas tienen de primera mano la experiencia de lo que es vivir como la víctima de alguien y también lo que es estar predispuesto en contra de otros y victimizar a otros. Mucha gente sabe lo que es ser contada de forma sutil y descarada manifestando que nuestras vidas no importan; también sabemos que hacemos las cosas para mostrar que nosotros devaluamos la vida de otras personas. Cada día, muchos de nosotros rezamos por la porción extra de gracia que se requiere para sobrevivir, cuando eres la encarnación de los miedos de otros pueblos, cuando oramos para la protección de aquellos que tememos.

     

    Todos estamos en esta vida compleja juntos — queers, heterosexuales, mujeres, y niños; nativos e inmigrantes; personas de color y personas blancas; personas con discapacidades, personas de todas las naciones, personas de diferentes credos y personas sin fe; ricos y pobres; ancianos y aquellos que están enfermos; aquellos de todos los colores, creencias y persuasiones. No importa quien seamos, lo que aparentan nuestros cuerpos o el nivel o causa de nuestros miedos. Cada uno de nosotros está llamado encontrar como amarnos a nosotros mismos y a los demás.

     

    Nosotros debemos resolver esto. De hecho, la propia supervivencia de la humanidad requiere que ganemos consuelo a través de nuestra convivencia como el pueblo amado de Dios. ¿Qué aspecto podría tener el consuelo? Para mí, el consuelo parece un montón de justicia y misericordia, justicia que se da libremente y misericordia que no se niega. El tipo de consuelo del que hablo proviene de la reconciliación, no de la venganza. Se trata de deseo, no de demanda. En cuanto a mí, espero con expectación el día cuando todo el pueblo de Dios vivirá en tanto consuelo en cuerpo, mente y espíritu.

    crying
    (foto: edward-munch.com)

    Aunque algunas personas no lo pueden conseguir en la actualidad, la buena noticia para todos nosotros está en saber que nuestro mundo y la calidad de nuestras relaciones con el otro realmente pueden mejorarse. En realidad, Cristo viene sólo un poco más cada vez que elegimos rechazar el miedo y en cambio aceptamos la promesa de advenimientos de esperanza, amor, alegría y paz imperante entre el pueblo de Dios. Eso es todo lo que necesitamos para la Navidad. ¡Que así sea!

     

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014
  •  

    Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014

    adventbanner

    Reflection for the Second Sunday of Advent

    7 December 2014

    Rev. Elder Darlene Garner

    Comfort, comfort my people, says your God.

    Isaiah 40:1

    comfort
    (Photo: ruthfazal.com)

    The Season of Advent has always been for me a time for both deep reflection and eager anticipation. The Advent themes of Hope, Love, Joy, and Peace provide weekly opportunities for Christians to prepare our whole selves (body, mind, and spirit) for fulfillment of the promise that Christ will come at Christmas.

     

    The second week of Advent invites us to reflect upon Love. Love given and love received. Many of us experience love most profoundly in and through our bodies, and so we reflect now on the body in its physical rather than its emotional form.

     

    I am very aware of my physical body. I know how my body feels to me — every nerve, muscle, and organ. I do not know how the various bits and pieces of the body actually work, yet I am grateful for the fact that my body still functions in a way that supports my intention to live a quality life for as long as I can. Though it was not always true for me, I can say today that I love my body and that my body loves me.

     

    heart
    (Photo: everywheregospel.com)

    At the same time, my mind keeps me aware that this body is living in interesting times. Experiencing love in a body is not all about the body giving or receiving “love and light” all of the time. The world is far too complex for such simplistic thinking.

     

    For instance, I am an American-born 66-year-old same-gender-loving Christian woman of African, Cherokee, Choctaw, and Irish descent moving in the world as a spiritual leader among a diverse global community. The skin covering this older intercultural powerful lesbian body is Black. As such, it holds the cellular memory of what it has long meant to be Black in America. At the same time, I know that the color of my skin alone does not define all of me. Indeed, I recognize that this Black body occupies some positions of power and privilege.

     

    In my spirit, I know that I am not alone in having an awareness of such individual complexity. Many people have a first-hand experience of what it is to live as the victim of someone else’s bias and also what it is to be biased against and to victimize others. A lot of people know what it is to be told in subtle and blatant ways that our lives do not matter; we also know that we do things to show that we devalue another’s life. Every day, many of us pray for the extra portion of grace that is required to survive when you are the embodiment of other people’s fears even as we pray for protection from those that we fear.

    weareagreatforce
    (Photo: Twitter @rebeccarivas)

    We are all in this complex life together — queers, straight folks, women, and children; native peoples and immigrants; peoples of color and white people; people with disabilities, people of all nations, people of different faiths and of no faith at all; the rich and poor, the elderly and those who are ill; those of all colors, beliefs, and persuasions. It does not matter who we are, how our bodies appear, or the level or cause of our fears. Each of us is called to figure out how to love ourselves and one another.

     

    We must figure this thing out. Indeed, the very survival of humanity requires that we gain comfort through our co-existence as God’s beloved people. What might such comfort look like? To me, comfort looks a whole lot like justice and mercy, justice that is freely given and mercy that is not denied. The kind of comfort of which I speak comes from reconciliation, not retribution. It comes out of desire, not demand. As for me, I look forward with eager anticipation to the day when all God’s people will live in such comfort in body, mind, and spirit.

     

    crying
    (Photo: edward-munch.com)

    Though some people cannot get along today, the good news for all of us is in knowing that our world and the quality of our relationships with one another really can get better. Actually, Christ comes just a little closer each time we choose to reject fear and instead embrace Advent’s promise of hope, love, joy, and peace prevailing among God’s people. That is all we need for Christmas. May it be so!

     

     

  • Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas 25 December 2014
  • Reflexión de Adviento para la Víspera de Navidad 24 de diciembre de 2014
  • Advent Reflection for Christmas Eve 24 December 2014
  • Reflexión para el Cuarto Domingo de Adviento 21 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Fourth Sunday of Advent 21 December 2014
  • Reflexión del Tercer Domingo de Adviento 14 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Third Sunday of Advent 14 December 2014
  • Reflexión para el Segundo Domingo de Adviento 7 de diciembre de 2014
  • Reflection for the Second Sunday of Advent 7 December 2014
  • Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 30 Noviembre 2014
  • Reflection for the First Sunday of Advent 30 November 2014